Spread the love

Como un caso calumnioso e injurioso, calificó el jugador dominicano Marcell Ozuna, de los Bravos de Atlanta, la situación por la que está siendo investigado por presunta violencia doméstica contra su esposa Génesis.

Ozuna admitió que tuvo una discusión con su esposa como la tiene cualquier pareja, pero jamás llegó a agredirla físicamente como reportó la policía de Sandy Springs, Georgia, de que la agarró por el cuello y la arrojó contra una pared.

“He escuchado tantas mentiras sobre lo sucedido, que no salgo del asombro, incluyendo que tendré problemas con mi contrato con Atlanta.

Mi esposa Génesis y yo estamos juntos como si nada pasó, porque sólo fue una discusión como la tienen todas las parejas”, explicó Ozuna a EL DÍA a través de la vía telefónica desde su residencia.

Sostuvo que con el análisis de los vídeos saldrá la verdad de lo sucedido, y todos verán que: “la policía tendrá que venir a pedirme disculpas”.

Ozuna dijo que reconoce que la Major League Baseball (MLB) lo está investigando por el reporte de la policía, pero que como sabe la realidad de lo sucedido no se preocupa.

“De la MLB no me han solicitado, pero sé que están haciendo su investigación y en la misma se darán cuenta de que no sucedió como reportó la policía”, aseguró Ozuna.

El jugador dijo que en la actualidad se encuentra tomando las terapias por haberse dislocado dos dedos mientras se barría buscando la tercera base en el juego interligas frente a los Medias Rojas de Boston.

Versión policial
El Departamento de Policía de Sandy Springs, Giorgia, el emitió un comunicado señalando que por el número de emergencias recibió una llamada alrededor del mediodía del pasado sábado 29 de mayo. Cuando el personal de policía llegó al lugar, escucharon gritos al interior de la residencia antes de descubrir que la puerta del frente estaba abierta.

“Debido a la exigencia de los hechos conocidos, los agentes ingresaron a la residencia por la puerta principal y presenciaron al sospechoso agarrar a la víctima por el cuello y arrojarla contra una pared”.

El personal de policía pudo intervenir inmediatamente para arrestar a Ozuna. El reporte de la policía agrega que el sospechoso golpeó a la víctima con un brazo enyesado, mismo que tiene por una lesión anterior.

Situación

— Acusación
Ozuna, de 30 años, fue acusado de estrangulamiento por asalto agravado, un delito grave que conlleva un mínimo de un año y un máximo de 20 años de prisión, y un delito menor de agresión, violencia familiar.

(El día)


Spread the love